La receta para unas imágenes de producto de calidad

Muchas marcas se preguntan cómo diseñar una buena estrategia eCommerce que les ayude a aumentar los visitantes y las ventas. Suelen centrarse en el diseño de la página de inicio, en cómo optimizar las categorías, etc. Pero muy a menudo olvidan que las imágenes a nivel de las páginas de producto deben tener una gran calidad.

 

Prestar la atención necesaria a las imágenes de producto y optimizarlas es igual de importante que diseñar una página de inicio espectacular.

Comercio visual

comercio visual

 

Los humanos somos criaturas visuales. De hecho, el 90% de la información que percibimos es visual, y somos capaces de retener más de 2000 imágenes con gran precisión. Por ese motivo, cuando se trata de comprar productos, lo primero que hacemos es mirar las imágenes.

 

En una encuesta realizada por BigCommerce y Square, los consumidores revelaron que el mayor obstáculo para comprar online es no poder probarse o tocar un artículo antes de comprarlo. Y lo único que puede compensar la falta del sentido del tacto es las imágenes de alta calidad.

 

El contenido visual comunica de una manera mucho más rápida y atractiva. Para obtener información de un párrafo, necesitamos leerlo y extraer la información necesaria. Sin embargo, las imágenes son la primera cosa que vemos al llegar a una página de producto y pueden transmitir muchísima más información en cosa de milisegundos.

¿Por qué las imágenes afectan la experiencia del usuario?

 

Las imágenes transmiten confianza, y pueden inspirar, explicar historias, y hacernos sentir tristes o animados. Por ese motivo, el momento en que un visitante ve las imágenes de tu tienda es esencial. De hecho, las páginas con imágenes relevantes reciben un 94% más de visitas de media.

 

Los usuarios se basan en las características visuales que ven en una página de producto para decidir si es lo que están buscando. No importa el tipo de elemento o incluso servicio, cuanto mejor sea la fotografía de la web, más probable es que un visitante pase tiempo en ella, y haga clic y convierta.

 

Por otro lado, es importante que tus imágenes muestren exactamente el producto tal y como es. No hay que olvidar que el 22% de las devoluciones de compras online se deben a que «el producto se ve distinto al de las imágenes». Así que, si queremos evitar un alto índice de devoluciones, probablemente querrás tener eso en cuenta.

 

Sin embargo, la calidad de la imagen es solo uno de los muchos aspectos a tener en cuenta. Por ejemplo, utilizar imágenes de alta calidad, pero pesadas y no optimizadas para los distintos dispositivos también puede romper la buena experiencia del cliente.

Ingredientes para ofrecer imágenes de producto atractivas

Fondo blanco

Las imágenes con fondo blanco garantizan un mejor foco en el artículo y reducen posibles distracciones. Por ese motivo, sustituir el fondo de las imágenes de producto por un fondo blanco puede mejorar las vistas y las conversiones.

 

 

Calidad

Mostrar imágenes de alta definición es esencial en entornos eCommerce. Asegúrate de que las imágenes no pierden calidad debido a la compresión, o a problemas de pixelación, borrosidad o ruido. A veces, analizar todas las imágenes de producto puede resultar costoso, especialmente en el caso de marketplaces, por lo que han surgido herramientas basadas en la IA que detectan automáticamente estos defectos en base a los estándares de cada tienda.

 

Imágenes responsive

El 80% de los usuarios de internet disponen de teléfono inteligente y lo utilizan para comprar. Eso hace necesario asegurarse de que las imágenes son responsive, es decir, que adaptan su tamaño según el dispositivo, puesto que las imágenes demasiado pesadas o con tamaños no adecuados pueden afectar la velocidad de la página e incluso no caber en pantallas más pequeñas.

 

Tamaño y dimensiones

Este es uno de los principales retos en el sector del comercio online, puesto que las imágenes necesitan tener la calidad suficiente para mostrar cómo es el producto en realidad, pero al mismo tiempo ser lo suficientemente ligeras como para que la velocidad de carga de la página sea rápida.

 

Según el caso, pueden ser necesarios distintos formatos de imagen. Aunque los archivos PNG suelen tener mejor calidad, también pesan más. Los archivos JPEG te dejan definir el nivel de compresión, aunque pierden algo de calidad. Algunas plataformas eCommerce ajustan automáticamente el tamaño de las imágenes según las distintas necesidades.

 

Vistas múltiples

A los consumidores les gusta ver lo que están comprando. Es una de las principales desventajas de comprar online. Mostrar distintas vistas del producto desde distintos ángulos y perspectivas aumentará la confianza hacia el producto y te permite destacar características específicas del artículo.

 

Las imágenes con planos enteros mostrando el artículo en contexto pueden dar una idea de cómo se vería en un escenario real. Los planos medios muestran el artículo en si, y los primeros planos revelan los detalles del producto y pueden convencer a los visitantes de tu tienda proceder a su compra. En la actualidad, existen herramientas basadas en la inteligencia artificial que comprueban la consistencia de las imágenes de producto y verifican que aparezcan todas las vistas necesarias.

 

Posición adecuada

Asegúrate que las imágenes de producto son lo primero que ven al llegar a la página de producto y que no tienen que bajar más abajo para verlas. No olvides comprobar que el producto ocupe el suficiente espacio en la imagen y que el artículo no se ve demasiado pequeño.

 

Cómo las marcas y marketplaces pueden conseguir un catálogo uniforme

Podría parecer que tener un catálogo de imágenes uniforme con alta calidad conlleva una mano de obra elevada. Si tenemos en cuenta que las marcas y los marketplaces suben miles de productos cada semana y que, en algunos casos, reciben imágenes de distintos proveedores, analizar cada imagen de producto puede parecer una tarea tediosa y larga de realizar.

 

Sin embargo, la inteligencia artificial puede ayudar a los comerciantes a simplificar esta tarea analizando automáticamente cada una de las imágenes y generando avisos para cada defecto. Eso ayudará a los equipos digitales a tomar el control y, en caso necesario, modificar o validar las imágenes mediante una interfaz.

 

La herramienta puede detectar desde defectos de borrosidad o fondos no uniformes hasta imágenes de tamaños no adecuados o en las que el producto es demasiado pequeño. Esto ayuda a los comerciantes online a mejorar la uniformidad de su marca y facilita la gestión de las imágenes de producto.